Educa


Captura de pantalla 2016-02-19 a las 9.43.30
​Hablemos en ecuatoriano

Cachamos que hablamos en ecuatoriano, mientras subimos al pacheco que hace en la sierra; escuchamos el achachay, que nos da una chévere bienvenida y nos avisa que estamos por llegar. Por el momento desearíamos tener una chompa o estar metidos en caleta.

Los ecuatorianos somos madrugadores, que gara mirar como va saliendo el sol entre las montañas, nevados y volcanes; el mar y la arena hacen una alaja combinación de colores en sus madrugadas, y el sonar de los guacamayos en la verde selva ocasionan que los amaneceres de mi país sean algo espectacular. Que bacán llegar temprano a cualquier lugar y ver a los a los guaguas esperando el bus escolar o a los bebes tomando el expreso. ¡Sí!. Esto es hablar y vivir en ecuatoriano.

La música, el baile, nuestras tradiciones y, en especial, la gente, hacen del Ecuador un país único, diverso e intercultural. El sonar de las marimbas, los versos sentidos del pasillo y la alegría de los pasacalles logran la mezcla ideal de ritmos que muestran la diversidad en nuestro país. Montubios, indígenas, mestizos, afroecuatorianos, cholos, todos juntos, ayudamos a construir nuestra identidad.

Hablar de un diálogo intercultural no es aprender distintas lenguas o agregar un idioma más a nuestro conocimiento; la interculturalidad significa crear nuevos espacios para compartir y reflexionar que estimulen la exploración de formas de comunicación con diversas culturas.

Hay que desaprender para aprender, para cachar que los códigos y la cosmovisión de cada cultura se respeten, que podamos actuar desde la trasformación de nuevos espacios, donde logremos que la interculturalidad aglomere a todo el país tan rico como es el nuestro: multiétnico, pluricultural; y, sobre todo, que acoliten a la construcción de una sociedad realmente equitativa, con el esfuerzo de todos los sectores.

La interculturalidad logra un reconocimiento real a todas las sensibilidades e ideas, permite desarrollar un pensamiento reflexivo y crítico sobre la propia experiencia cultural y la de los demás.

Nuestro reto es “hablar y entender en ecuatoriano” ​

El mundo sería mejor si las personas fueran como los ecuatorianos

La televisión educativa fortalece los procesos de identidad positiva en la diversidad intercultural y contribuye a que las personas de un país se reconozcan en sus medios de comunicación, con sus propios lenguajes, en sus propios contextos y a partir de sus propias experiencias. Sólo conociendo y reconociendo al otro nos conocemos a nosotros mismos. 

 
“Al ritmo de la Bomba

Con la bomba… “siento el ritmo”, “se sacude el cuerpo” “me alegra la vida”, “me olvido de todo”… son los comentarios de los niños que viven en el Valle del Chota. Un programa que recorre el aprendizaje musical de la comunidad, como este fomenta los valores como: respeto, puntualidad, honradez y autoestima. La música entendida como una fortaleza, a través de la cual se cuentan historias.

EDUCA presente en Costa Rica

Este 15, 16 y 17 de febrero, Mónica Maruri, gerente del Proyecto TeleEducación, fue invitada a participar y exponer sobre la televisión educativa ecuatoriana en Costa Rica, en el marco de la reunión del Sistema Nacional de Radio y Television S.A.

Este evento pretendió dar a conocer a profesionales, productoras, estudiantes y autoridades costarricenses sobre las prácticas existosas de TV educativa en toda la región.

 

costarica

 

 
Un paseo con los Tsáchilas

Chilin (Hombre pezcador), Kimi (Picaflor), Luli (Flor), Pumpu (Mariposa) y Mapia (Reina del agua) viven en la comunidad del Poste donde habitan la mayor cantidad de personas de la cultura Tsáchila. Ellos nos comparten lo que hacen en su día, sus juegos, su música, mientras que el padre de Pumpu nos muestra los secretos de las plantas medicinales y nos da la bendición del bosque.​

 
fondo-suscribir